Wendy Molina dibujó sus sueños en las leyes y el derecho desde los 10 años

Desde 2010 Wendy Molina ejerce la función de vicepresidenta de la Corte Constitucional. Foto: Luis Astudillo/Andes

Quito, 08 mar (Andes).- El trabajo dedicado a la obtención de sus metas y el sacrificio que esto significó para sus dos pequeñas hijas –Paula e Isadora- y su famila, marcaron el camino que condujo a Wendy Molina Andrade a la vicepresidencia de la Corte Constitucional de Ecuador, que de nueve jueces, cuenta con cuatro mujeres.

Desde los 10 años la abogada de profesión empezó a dibujar –su otra pasión- los primeros trazos de lo que sería su potencial carrera en las leyes y el derecho. “Me dibujaba como en una audiencia de estrados, como jueza”, recordó en su despacho con vista al parque de El Árbolito (centro de Quito) y que ocupa desde 2010.  

Su padre, Héctor Molina, –también abogado- fue quien le transmitió la vocación por cumplir con sus ideales de “igualdad, equidad y justicia, lo que fue un factor determinante para decidirme a seguir sus pasos”, mencionó.

Además de sus dos hijas –Paula (12 años) e Isadora (9)-, Wendy Molina tiene en su vida el referente de sus dos hermanas y su madre. “La Constitución actual fortalece y reconoce mucho más los derechos de las mujeres, que debemos apoderarnos de la misma para sentir el cambio”.  

En 1998 se enroló a la función pública trabajando en el Ministerio del Ambiente, posteriormente laboró por siete años en la Procuraduría General del Estado, también compartió sus conocimientos con los estudiantes de postagrados en las universidades Estatal de Guayaquil y en la Uniandes de Ambato, provincia de Tungurahua (centro andino).

Además dictó cátedra en la modalidad de pregrado en la Universidad Central y en la Estatal de Bolívar, esta última le dejó una enseñanza personal. “En mi primer viaje a Bolívar me acompañó mi padre y en medio del silencio de la noche y la carretera le dedique la canción Amigo, de Roberto Carlos, como señal de agradecimiento”, expresó mientras sus ojos dibujaban unas lágrimas.  

Para ingresar a la Corte Constitucional participó en el concurso de méritos y oposición. “En la prueba de méritos obtuve una puntuación de 29 sobre 30, mientras que en el examen oral saque 35 sobre 35 y en la escrita 32/35”, comentó al rememorar el proceso que le significó ser designada como vicepresidenta. 

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).