El encanto del sombrero hecho a mano está en La Ronda

En las vitrinas de su local se exponen sombreros de todos los colores y dimensiones. Foto: Cortesía

Quito, 07 mar (Andes).- De paja toquilla, paño, organza, licra, tafetán o tul; de línea antigua o con diseños contemporáneos son los sombreros que elaboran las hábiles manos de Luis López. Este talentoso artesano es parte del proyecto “Manos en La Ronda”, impulsado por Quito Turismo.

En su local, “Sombreros Humacatama”, ubicado en la tradicional calle capitalina La Ronda, este artesano realiza con sus manos este trabajo artístico y es uno de los pocos sombrereros que aún le dan vida a este oficio, casi extinto en nuestro país y en el mundo entero.

Luis López ha puesto en la cabeza de reconocidas personalidades sus hermosas creaciones. Sus sombreros y gorros han adornado a reinas de belleza, artistas, futbolistas y políticos nacionales e internacionales.

Agustín Delgado, Sharon, Joaquín Sabina o Miguel Correa, hijo del presidente ecuatoriano Rafael Correa, usaron los modelos de don Luis en sus cabezas.

Además, López inició una línea social de sombreros y pelucas. Actualmente, produce atractivos y funcionales diseños para las mujeres que padecen cáncer y están sometidas a sesiones de quimioterapia. Para ellas creó pelucas, sombreros y gorros elegantes, llamativos y totalmente naturales.

Luis López lleva el arte del diseño en su sangre. Su abuelo empezó la confección a inicios del presente siglo en Ambato. Luego, en la década del cuarenta, vino a Quito con su padre Luis Gerardo y su madre Ana Victoria, quienes instalaron su taller en las calles Flores y Esmeraldas, en el centro de Quito. Él es uno de 10 hermanos y el único que continuó con este oficio.

En las vitrinas de su local se exponen sombreros de todos los colores y dimensiones. También existe una línea que incluye sombreros extravagantes para pasarelas y desfiles de modas.

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).