Síguenos:

Amenazas mediáticas y tecnológicas, retos de capacitación de las FF.AA. y Policía en Ecuador

11 de Mayo de 2018 - 14:44
La presencia del Ejército ecuatoriano en la frontera norte del país ha dado seguridad a sus moradores ante las amenazas y atentados perpetrados por la narcoguerrilla colombiana en la provincia de Esmeraldas.
Foto: Mnisterio de Defensa

Según militares en servicio pasivo, tanto las FF.AA. como la Policía Nacional tienen estrategias y planificaciones diferentes. El accionar de la Policía Nacional es para defensa interna, mientras que el Ejército es para defensa externa y soberanía nacional.

Quito, 11 may (Andes).- La frontera entre Ecuador y Colombia atraviesa una situación difícil derivada de episodios de violencia en los que en los últimos meses murieron siete personas en el lado ecuatoriano, debido al accionar de ciertos grupos armados que operan en la zona, lo que ha obligado a ambos gobiernos a reforzar la presencia militar en el sector.

Esta lucha se intensificó tras confirmarse el asesinato de un equipo de prensa ecuatoriano, que había sido secuestrado en los límites de la provincia de Esmeraldas con territorio colombiano a donde habían viajado a recabar información sobre los acontecimientos registrados hasta entonces.

El 27 de enero explosionó un coche bomba, con saldo de al menos 28 personas heridas, daños a la infraestructura del edificio policial, así como de 40 viviendas aledañas. Este hecho, que fue el primer acto terrorista registrado en Ecuador, mereció el repudio del Gobierno Nacional, que además ratificó su firmeza en la lucha contra el crimen organizado vinculado al narcotráfico.

El 20 de marzo la detonación de una bomba causó la muerte de cuatro militares y el 26 fue capturado el equipo de prensa. Otros ataques terroristas se registraron en localidades de la misma zona.

Por tal motivo, el presidente Lenín Moreno, a través del decreto 348, dispuso la creación del Comité Nacional de Seguridad Integral y Fronteriza.

El Consejo de Seguridad Pública de Seguridad del Estado (Cosepe), aprobó este 10 de mayo las directrices del plan de Desarrollo Integral para las poblaciones de la frontera norte, “como un plan de desarrollo integral" para velar por la seguridad y los derechos de la población, la reactivación económica para la generación de empleo, según indicó el presidente Moreno en su cuenta de twitter.

El ministro de Defensa Oswaldo Jarrín visitó, el pasado 3 de mayo, el cantón de San Lorenzo y Mataje, en la provincia de Esmeraldas, con el propósito de analizar la información generada hasta el momento en el sector.  Foto: Ministerio de Defensa.

En este contexto, tres exmilitares y un analista ofrecieron a Andes sus puntos de vista respecto a si las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional están realmente capacitadas para afrontar situaciones de crisis.

Para el general José Gallardo, exministro de Defensa, es sumamente difícil manejar una crisis de esta magnitud sin tener una inteligencia y sin tener adecuada formación y capacitación de los militares.

“Primero se debe organizar la inteligencia y hacer un gran esfuerzo para la obtención de datos necesarios para no actuar a ciegas, en la selva o en la montaña hay que tener información. Nosotros tenemos nuestras propias escuelas de preparación del personal, pero siempre hay que estar en contacto con los países que tiene una excelente experiencia como por ejemplo Colombia, Estados Unidos, entre otros, para que nuestros oficiales se capaciten de otros conocimientos”, afirmó.

Gallardo indicó que los cursos de capacitación duran poco tiempo (dos o tres meses). En relación a los costos por la preparación y capacitación, Gallardo dijo que los montos son bajos y algunos de ellos que se realizan en el exterior son gratuitos.

Sobre la capacitación en áreas de inteligencia, el militar en servicio pasivo dijo que el actual gobierno la está reconstruyendo tanto militar como policial.

“Hay que conseguir los medios técnicos más avanzados que no fueron actualizados durante 10 años. Hay que restablecer una red de informantes. Es un proceso muy difícil que no es de la noche a la mañana. Lo importante es tener otras opciones que puedan sustituirla. Por ejemplo, se debe tener una buena observación aérea para detectar desde el aire indicios, gente que se mueve, grupos irregulares. Se necesita recurrir a la tecnología más avanzada. El país debe recurrir a aliados internacionales que tengan este tipo de tecnología y que tengan objetivos comunes: la lucha contra el narcotráfico y grupos subversivos”, expresó.

De su parte el exasambleísta y exjefe del Comando Conjunto de las FF.AA., general (r) Paco Moncayo afirma que la preparación de los efectivos militares es adecuada, pero que se encuentra en transición, ya que cada nuevo conflicto que se desencadena tiene su propia teoría de acuerdo al tipo de amenazas, como aquellas existentes en la frontera norte.

“Actualmente el militar tiene que estar preparado para nuevas amenazas vinculadas a las nuevas tecnologías, amenazas de tipo mediático, a las ciberguerras, y para ello hay que apoyarse en países que manejan de mejor manera este tipo de situaciones para la capacitación. En esto nuestras Fuerzas Armadas se están preparando”, expresó a esta agencia.

Moncayo dijo que la capacitación de las FF.AA. está relacionada con los conflictos “internésticos”, neologismo que abarca a los internacionales y los domésticos.

“No se puede decir que se está metiendo en el problema de Colombia o no se está metiendo. El problema está en un sector en el que la frontera existe para los dos Estados, pero no para el crimen organizado”, anota.

Por ello dijo que la preparación de los efectivos militares para combatir las amenazas trasnacionales se debe realizar con “respuestas de seguridad cooperativa”, pero aclaró que “no se debe hablar de defensa colectiva”, pues ello implicaría crear “fuerzas binacionales”.

Diferente tipo de entrenamiento

Mario Pazmiño, excoronel del Ejército, manifestó a Andes que tanto la Policía como las FF.AA. tienen diferentes cursos especializados sobre el tema de combate contra la insurrección, terrorismo, crimen organizado y narcotráfico.

“Este tipo de entrenamiento especial se lo da en cada uno de los institutos de formación, academias de guerra y academias policiales también, con el propósito de ir capacitando a cada uno de sus elementos. Adicional a esto se reciben cursos en el exterior para combatir este tipo de amenazas”, apuntó.

En relación con la Policía Nacional, Pazmiño dijo que este ente, de acuerdo a la norma constitucional del país, tiene la obligación de prepararse y capacitarse para la seguridad ciudadana. “Es algo muy diferente a la seguridad de la soberanía nacional, este es facultad de las FF.AA. Por eso hay una diferencia hasta en el tipo de armamento que utiliza la Policía con el del Ejército”, acotó.  

El militar retirado indicó que se debe diferenciar las acciones de ambas fuerzas de seguridad. Dijo que la Policía Nacional se especializa en lo que es operaciones contra narcóticos, crimen organizado y delincuencia común, mientras que las FF.AA. se especializan en lo que es combate en selva, combate contra el narcoterrorismo, contra grupos insurgentes, o contra fuerzas extranjeras que quieran incursionar en territorio ecuatoriano.

“Cada uno de estos entes tiene sus estrategias y diferente planificación. La planificación de la Policía Nacional es para la defensa interna; la planificación para los soldados es de defensa interna y externa. Estas acciones pueden, en algún momento, ser integradas en un solo objetivo de acuerdo al apoyo coordinado, como en el caso actual de la frontera norte”, manifestó a este medio.

Miembros de la Policía Nacional, de grupos tácticos, patrullan constantemente varios sectores de la frontera norte del Ecuador.  Foto: Policía Nacional del Ecuador.


Según Pazmiño, existió un mal manejo en el tema frontera porque hubo un desconocimiento de la misiones y funciones de cada una de las instituciones por parte de los exministros del ramo.

“No había una concepción clara de cuáles eran las misiones, hacia dónde tenían que apuntar cada uno de los elementos y de estas estructuras. La Policía Nacional no tiene nada que ver con el empleo de las FF.AA., y el momento que hay un ataque desde el territorio colombiano por parte de un grupo disidente, está afectando a la soberanía nacional del Ecuador. Por lo tanto, eso es potestad de empleo de las Fuerzas Armadas. Aquí la Policía se adhiere a esta situación como apoyo a la seguridad ciudadana, pero no bajo la conducción de las operaciones”, refirió.

Inteligencia militar

Para el analista y experto en seguridad, Ricardo Camacho, hay que diferenciar el tipo de entrenamiento para cada fuerza de seguridad: FF.AA. y Policía Nacional. Cada una debe prepararse para combatir a este grupo armado organizado delincuencial que opera en la frontera.

“La Policía y, principalmente, las Fuerzas Armadas, deben prepararse para este tipo de amenazas. Las FF.AA. deben adaptarse a la nueva doctrina y a la forma de operar porque acá no se necesita utilizar ni tanques, ni submarinos, ni aviones de combate, lo que se necesita es inteligencia militar y presencia en frontera del Ejército y Policía Nacional”, indicó.

Camacho considera que Ecuador debe definir a quiénes se enfrenta realmente, al señalar que los grupos como el de Guacho no son irregulares,  sino delincuenciales y deben ser afrontados como tal.

“Pero este tipo de entrenamiento tiene que ir acompañado de una ley que regule el uso progresivo de la fuerza. En la Policía ya existe un acuerdo ministerial, pero en las Fuerzas Armadas no la hay y existe un vacío. Hay que establecer una diferencia entre lo que es el derecho a la guerra y lo que es, en época de paz, el uso progresivo de la fuerza”, aseveró.

Camacho afirmó que tanto el Ejército como la Policía debe hacer presencia en la frontera. “Tenemos que volver a ganarnos el corazón y la mente de la gente de Mataje, el Pan, San Lorenzo. Guacho se ganó durante estos años, ante la ausencia del Estado, el corazón de la gente de estos sectores. Ahora el Estado tiene la obligación de recuperar estos espacios territoriales en Esmeraldas”, manifestó.

Finalmente, el experto dijo que la aparente calma que se vive en la frontera norte es relativa, ya que la droga que transita por este sector tiene que salir por algún lado. “Esta tendrá que salir por la frontera de Brasil o la del Ecuador", afirmó.

En su opinión, esta es una lucha de años porque se tiene una demanda de droga de los Estados Unidos y de Europa.

Señaló que el presidente Richard Nixon declaró la guerra al narcotráfico hace más de 40 años y EE.UU. es la primera potencia del mundo, pero cuestionó si es que ha logrado ganar la guerra contra el narcotráfico.

"La respuesta es no, lo que tenemos es que defender nuestra soberanía y no permitir que el Ecuador sea un país de tráfico de droga y para ello hay que pedir la cooperación internacional”, afirmó.

Datos

Según un informe de 2016 del portal web de la Red de Seguridad y Defensa de América Latina (RESDAL) hubo un total de 41.043 efectivos en las Fuerzas Armadas de Ecuador. De ellos, en la Fuerza Terrestre, el 13% son oficiales y el 87% son tropa. Las mismas proporciones se verifican en la Fuerza Naval. En la Fuerza Aérea, sin embargo, los porcentajes cambian pues el 14% son oficiales y el 86 % son tropa.

Según datos de aquel portal, en 2016, el número y porcentaje de mujeres en las Fuerzas Armadas son: Marina 37% (429), Fuerza Aérea 24% (282) y Ejército 39% (462).

De la misma forma indica que, en el Presupuesto General del Estado de 2016 que llegó a $ 29.835.098.321, se asignó $ 2.510.507.785 para defensa.   

vds/yp/jt

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: